El entrenador del FC Cartagena, Víctor Fernández, ha comparecido esta mañana ante los medios de comunicación en la rueda de prensa previa al partido del domingo contra el Linense. La primera pregunta obligada fue sobre las numerosas bajas con las que afronta el técnico albinegro este importante partido. “Tengo los justos pero no me preocupa mucho. Toda la plantilla está preparada y con los que vayamos vamos a dar la cara, estoy seguro”, señaló.

 

En concreto, el conjunto cartagenerista cuenta con las bajas seguras por sanción de Sergio García, Cristo y Luque. Además, tiene lesionados a Rivero, Juanlu y Fede Laens. En total, seis bajas para enfrentarse el domingo, a las 17 horas, a la Real Balompédica Linense.

 

Uno de los temas que se abordó durante la rueda de prensa fue la lesión de Kike Rivero. “Siempre ha tenido molestias en el pubis pero su lesión no tiene nada que ver con eso. Luego se torció el tobillo en una jugada y pensábamos que podía ser un esquince pero al empezar a entrenar se dio cuenta de que las molestias eran un poco más arriba y ayer le hicieron una prueba y vieron que era otra cosa llamada sindesmosis. La recuperación ya dependerá del dolor que tenga. Hay que esperar a que tenga mejores sensaciones”, explicó Víctor.

 

El técnico albinegro dejó claro que habrá novedades en el once con respecto al partido contra el Cádiz. “Estamos teniendo muchas dificultades pero yo voy a muerte con lo que tengo. No voy intranquilo ni mucho menos. En Villanueva nos pasó algo parecido y pudimos conseguir los tres puntos”, recuerda. “Va a ser un partido difícil. Espero dominar el balón. No aprietan mucho arriba y vamos a intentar que las que tengamos podamos hacer goles, que tanto nos está costando”, insiste.

 

Sobre el estado de ánimo de la plantilla Víctor comentó que “el partido de Cádiz fue una decepción para todos. No salió. El domingo me fui triste, me costó mucho dormir pero ya el lunes estaba bien. El año está siendo difícil pero hay que mirar al frente”, destaca

 

Cuando los resultados no salen la primera persona en la que se suelen centrar todas las miradas es la del entrenador. En este sentido, “yo estoy tranquilo porque mi trabajo lo estoy haciendo lo mejor que puedo. Desde que llegué he sido muy realista y he dicho que iba a costar mucho jugar play-off. Los comienzos no han sido buenos y sabíamos que iba a ser difícil”, afirma.

 

Sobre posibles fichajes, “confío y muero con lo que tengo. No estamos en la situación que queremos pero en todos los partidos que hemos disputado hemos dado la cara y hemos tenido posibilidades de ganar. Paco si ve a un jugador que merezca la pena estoy seguro que lo va a hacer. Yo le he pedido gol pero a ver cómo se consigue eso”, concluyó.

COMPÁRTELO: