Hola a todos los Cartageneros y muy en especial a todos los Cartageneristas.

 

Escribo hoy las líneas más difíciles de mi corta carrera y lo hago para despedirme de mi club, mi equipo de toda la vida, el Efesé. Trabajar estos años para el Cartagena ha sido vivir día a día en un sueño, hoy me marcho para cumplir otro, trabajar como analista de un equipo de Primera División y uno de los equipos más grandes de Europa, el Atlético de Madrid.

 

Me marcho con la conciencia tranquila y la satisfacción de haberme dejado la piel por defender los colores de mi equipo, contento por haber sumado al proyecto y haber hecho todo lo que estaba en mi mano para ayudar al club a crecer. Después de tres años me siento afortunado de todo lo vivido y aprendido, así como de todo lo que dejo para que el club pueda seguir contando con un departamento de Scouting que abarca todos los niveles de análisis posibles.

 

Desde aquí quiero agradecer a todos los entrenadores y compañeros con los que he trabajado, de todos he podido aprender y quedarme con algo, ha sido un verdadero placer trabajar con todos vosotros: Julio Ribas, Manolo Palomeque, Víctor Fernández y Chuchi Macón. Alberto Monteagudo y Juanlu Bernal, seguid haciéndonos disfrutar con vuestra propuesta y vuestra profesionalidad que antes o después el fútbol os recompensará. También quiero agradecer a mis compañeros de cuerpo técnico, Yepes, Juan Nicolás, Pedro Molina, Antonio, Pedro Arango, Paco Egea y Simón por los buenos ratos y lo fácil que ha sido trabajar con vosotros. Asimismo agradecer a personas como Juan Mateos, Cristina Inglés, Jesús Cruz y operarios del ayuntamiento, Isi y Gloria, Pecis y Antonio Martínez por hacer las cosas más fáciles y los días más amenos en el estadio. Por último, gracias a aquellos medios de comunicación  que os habéis interesado alguna vez por mí trabajo y a los que tratáis de ayudar a crecer a nuestro club.

 

Dar las gracias y uno de esos abrazos enormes a Manolo Breis, una de las mejores personas que he conocido en el fútbol y en la vida. Gracias por confiar en mí y por todo el cariño que me has dado.

 

Agradezco de corazón a Paco Belmonte toda la confianza que durante estos años ha depositado en mí, ha sido un verdadero placer trabajar con alguien que para mí siempre será un referente. Ojala y el fútbol te devuelva toda tu pasión y esfuerzo y algún día nos vuelva a unir. Gracias amigo y hasta pronto.

 

Por último quiero dar las gracias a mis padres, hermanos y cuñados, ya que sin ellos nada hubiera sido posible, a mis amigos por guiarme por el buen camino y confiar en mí, y a  la mujer de mi vida, Ana, por hacerme mejor y ayudarme a cumplir mis sueños confiando siempre en mis posibilidades, sois mi guía.

 

¡VAMOS CARTAGENA, VAMOS CAMPEÓN!

 

¡HASTA PRONTO! ¡EFESÉ!

COMPÁRTELO: