El guardameta del FC Cartagena, Mario Fernández, ha comparecido esta mañana ante los medios de comunicación después de la sesión de entrenamiento del primer equipo en el Estadio Cartagonova. El portero apunta a la titularidad este domingo después de confirmarse la sanción del portugués Joao Costa, que tendrá que cumplir un partido de sanción por su expulsión de la pasada jornada ante el Atlético Sanluqueño.

Mario Fernández afronta el partido ante el Villanovense “con mucha ilusión” después de muchos meses sin jugar como titular. “Tengo muchas ganas de jugar, de hacer bien las cosas y sobre todo de que el equipo gane”, afirma. El portero cántabro es consciente de lo que supone  volver al once después de tanto tiempo pero tiene mucha confianza en su trabajo y en sus compañeros. “Está claro que cuando llevas tanto tiempo sin jugar te cuesta algo más entrar en la dinámica pero estoy trabajando bien en el día a día, me siento cómo con mis compañeros y en vestuario. Estoy convencido de que me van a salir bien las cosas y que la gente de dentro me va a ayudar”, destaca.

El portero cántabro entiende la decisión del entrenador. “Joao lo está haciendo muy bien, nos ayudamos mutuamente y nos llevamos muy bien. Ahora en lo único que pienso es en hacerlo bien el domingo y que sirva para que el equipo siga bien. Para todos es importantísimo ascender, tanto para el que juega como para el que no lo hace. Estamos en la recta final y está claro que todos queremos jugar pero la prioridad de este equipo tiene que ser ascender, juegue quien juegue”, insiste.

En cuanto a su falta de minutos, “jamás me he quejado. Soy un privilegiado de poder vivir de esto, que es lo que me gusta. Ojalá pueda jugar más a menudo pero si no puedo voy a seguir trabajando día a día por mejorar”, dice. El cuerpo técnico confía plenamente en Mario y así se lo ha trasmitido a lo largo de esta semana. “El mister me ha dicho que siga así, que me está viendo muy bien en los entrenamientos y que me van a salir bien las cosas el domingo”, confiesa.

Mario es uno de esos jugadores que no pide explicaciones ni cuando juega ni cuando no lo hace. Preguntado sobre si entendería volver a la suplencia en Badajoz tras realizar un gran partido, el portero albinegro lo tiene muy claro: “Entendería perfectamente que Joao volviera a la titularidad. Me parecería una locura quejarme de mi trabajo por no jugar. Mi padre se levanta todos los días a las cinco de la mañana y cómo me voy a quejar yo porque no juego… Cada día que me levanto doy gracias a Dios por poder vivir de esto desde los 18 años y ojalá pueda seguir jugando hasta los 42 años”, concluye.

COMPÁRTELO: