La campaña de juego limpio puesta en marcha por el FC Cartagena sigue su curso. “Fútvol” ya ha desarrollado distintas actividades como la convivencia con el Real Murcia y el lanzamiento del vídeo de fair play previo al derbi, el II torneo de valores homenaje a Perico Arango, la convivencia entre las peñas y los padres de los equipos benjamín y alevín, las dinámicas preventivas de bullying y de habilidades sociales e inteligencia emocional, y por supuesto, la disputa de la liga interna de valores con el sistema de competición modificado, así como las visitas y acciones solidarias que los equipos participantes desarrollan para ganar puntos para el campeonato.

Ahora le toca turno a un decálogo diseñado por diferentes especialistas del club: Carlos Victoria, responsable de metodología, Rocío Blanco,  psicóloga, Lorena Luján, nutricionista, y nuestro director de cantera, Javi Madrid; junto con la ayuda de los técnicos de nuestra cantera. Este decálogo es un conjunto de diez comportamientos que todos nuestros jugadores deberán llevar a cabo en sus partidos, con el objetivo de mostrar actitudes amistosas y deportivas, e intentar que la competición sea una herramienta más para su aprendizaje y desarrollo personal y deportivo.

El decálogo comprende los siguientes diez ítems:

1– Saludo a los árbitros antes y después de cada partido. Sin ellos, la competición no existiría.

2—Doy la mano a los rivales antes y después del partido. Les respeto, son rivales, no enemigos y mañana, podrían ser mis compañeros.

3– Ayudo a levantarse a un jugador caído, sea del equipo que sea y le pido disculpas por derribarlo.

4– Respeto las decisiones del árbitro (sin quejas ni protestas), aunque no esté de acuerdo. Él, igual que yo jugando, también puede cometer errores.

5– Evito las entradas por detrás y golpes bruscos, intencionados. No haré, lo que no me gusta que me hagan a mí.

6– Acepto las disculpas de un adversario, chocándole la mano.

7– Aplaudo los cambios y animo al compañero que entra, así como saludo al entrenador si me cambia. Todos tenemos derecho a participar.

8—No me gusta que me goleen, me aburro. Cuando el resultado en los partidos supere los cinco goles de diferencia, procederemos a jugar con unas reglas marcadas por nuestro entrenador aumentándonos la dificultad en el juego (realizar x pases antes de gol, que todo el equipo toque el balón en la posesión, no presionamos saque puerta rival, etc.)

9– Evito malas contestaciones a árbitros, jugadores, padres o entrenadores. A mí tampoco me gusta que me hablen mal.

10– Limpio y recojo el vestuario antes de irme. Todos colaboramos en esta labor con cuerpo técnico. Dejaremos un detalle agradeciendo el trato recibido.

Desde el club deseamos que esta iniciativa sea enriquecedora tanto para nuestros jugadores como para el resto de clubes de la federación y el colectivo arbitral, en esta lucha unida, para conseguir que el fútbol base tenga un ambiente lúdico y formador.

COMPÁRTELO: