¡Hoy conocemos a Juan Francisco Madrid Pedreño!

Entrenador del Juvenil A, natural de Cartagena (1982). Comenzó en el banquillo a los 19 años en las bases de La Aljorra, siguiendo su trayectoria en la Selección de Cartagena (cadete autonómica); dos años en las antiguas bases de Cartagena – La Unión, Pinatar; Elche CF como entrenador y responsable de captación y Ranero CF, consiguiendo el ascenso de Liga Nacional a División de Honor. En la actualidad lleva dos años al frente del Juvenil albinegro y esta temporada espera conseguir el ascenso de categoría.

¿Por qué entrenador?: Me considero un apasionado del fútbol y en su día todavía estaba jugando como futbolista. Me salían oportunidades a nivel de entrenador y me hacía más ilusión que seguir jugando, porque desde la figura de entrenador tienes que controlar muchos aspectos del equipo que no haces si eres jugador.

¿Cuándo decide ser técnico?: En el momento que vi la oportunidad de empezar con las bases del Fútbol Club Cartagena en los inicios de La Unión. Lo consideré como un paso adelante en mi carrera y no me lo pensé dos veces.

¿Ha tenido dificultades en su formación?: Dificultad ninguna. Simplemente es dedicación, tiempo y esfuerzo. Soy graduado en CAFD y tengo un máster en rendimiento deportivo. Y respecto a los cursos técnico deportivo (medio y superior) los tuve que hacer en Castilla La Mancha, porque en la Región de Murcia no existían esos títulos académicos y yo quería tenerlos por mi trabajo de profesor de educación física.

¿Cuánto tiempo piensa en el fútbol?: Los que somos entrenadores sabemos que tu equipo y todo lo que conlleva trabajar con el equipo, lo tienes siempre en la cabeza. Mi dedicación es bastante importante porque no sólo me preocupo de mi equipo, sino de estar al día tanto en la categoría de Liga Nacional como en el resto de categorías. Intento estar al día de todo por lo que pueda pasar el día de mañana porque me gustaría seguir progresando como entrenador.

Y cuando decide ‘desconectar’ ¿Qué aficiones tiene?: Hago un poco de deporte, voy a mi casa de la playa, también me gusta estar con mis amigos, pasear, leer algún libro o escuchar música.

¿Qué siente al formar parte de este proyecto?: Es un auténtico orgullo además de ilusionante. He estado trabajando fuera de Cartagena y ver que en ciudades como Elche hay un trabajo de cantera consolidado y pensar que en tu ciudad no lo había, daba pena. Anteriormente en Cartagena siempre ha habido muchos intentos de hacer un proyecto de bases serio y nunca terminaba de consolidarse. Ha sido en los últimos años cuando se están dando pasos muy importantes gracias al apoyo de Paco Belmonte y su apuesta de verdad.

¿Objetivo del Juvenil A?: Todos los equipos de una cantera tienen el mismo objetivo que es el de formar jugadores para que den el salto con el ‘B’ e incluso llegar al primer equipo. No obstante, a nivel grupal, el objetivo que tenemos es ascender a División de Honor porque cuando compites en categorías superiores, se pueden formar a los futbolistas de una manera más completa y el nivel de captación también es más importante.

¿Virtudes que le ve a su equipo?: Se nota que llevamos trabajando la misma línea del año pasado y las sensaciones del equipo estas primeras jornadas son buenas a nivel colectivo. Se está viendo un equipo muy sólido y rocoso que todavía no ha encajado ningún gol y lleva tres victorias de tres partidos. Estamos compitiendo muy bien ante rivales importantes porque el calendario que nos ha tocado las primeras jornadas es fuerte.

¿Un deseo que haya cumplido?: Estar donde estoy ahora ya lo considero un deseo que he cumplido, aunque no me quiero parar aquí.

¿Un sueño por cumplir?: Me gustaría llegar a dirigir al primer equipo en el Cartagonova y ojalá en unos años fuera en primera división. Estoy capacitado para entrenar a todos los niveles y soy consciente de lo difícil que es, pero el que no es ambicioso y no trabaja por intentar seguir mejorando, nunca lo va a cumplir.

¿Cuál es su mayor miedo?: Literalmente no le tengo miedo a nada, pero sí consideraría una decepción, no sólo a nivel personal sino por la ciudad y por el proyecto, no conseguir los objetivos. Un equipo en División de Honor puede darle a la cantera un salto profesional, pero también sé que si no se consigue este año, llegará pronto porque se está trabajando en la línea.

COMPÁRTELO: