Arrancaba la temporada 19/20 para el filial albinegro, y lo hacía en Murcia, en un difícil campo con unas reducidas dimensiones, un duro equipo, y una gran afición, que aprieta desde el minuto inicial. Los cartageneros presentaban muchas novedades en el equipo, principalmente por las bajas ya sea por lesión como Koke, Franco, o Revilla, sanción como Ripoll, o convocados por el primer equipo como Siafá o Javi Vera. David Bascuñana incluyó en el 11 inicial a dos juveniles, y otros cuatro en la convocatoria.

Y el partido no pudo comenzar mejor, en la primera jugada del partido, un pase en profundidad dejaba a Vázquez sólo frente al meta local y lo batió de manera magistral poniendo el 0-1 (min 2). Desde ese momento los murcianos tomaron el control del partido, y en un par de remates de cabeza lograron darle la vuelta al encuentro. Primero Ismail remataba en área pequeña un buen centro por banda derecha de Julio (1-1, min 13’) y poco después Guido, también de cabeza, anotaba el segundo tras un saque de córner (2-1, min 34’).

Al descanso el técnico cartagenero realizó dos cambios que fueron cruciales. Entraban David Vera y Miguel Ruiz, cambiando muchas posiciones de los jugadores. Damián pasaba a zona de ataque, Uri se colocaba de central y se daba total libertar a Ismael, Chema y Vázquez, que con su movilidad y rapidez decantaron el partido hacia el lado visitante. Pasado el minuto 70’ un encontronazo entre Manzanares y Damián acabó con una agresión del portero que el colegiado no vio, poco después Damián obtuvo su particular “venganza” al cazar un balón mal despejado por el guardameta, y conseguir el gol del empate en el 75’ (2-2) con una gran volea desde el punto de penalti.

De ahí al final las contras cartageneras volvían locos a los defensas murcianos, y un claro penalti no pitado sobre Damián en el 83’ pudo decantar el encuentro hacia el equipo visitante. Finalmente, el partido acabó en empate, tras no concretar ninguno de los equipos sus últimos ataques.

El míster Bascuñana comentaba al finalizar el encuentro que “nos queda un buen sabor de boca al final, nos costó entrar por la cantidad de novedades que presentaba el equipo, con algunos juveniles. El resultado es justo, aunque la sensación que me da es que hemos hecho algo más que ellos para conseguir la victoria”. Sobre los cambios al descanso indicaba que “he insistido que debíamos responder a la batalla que estaban planteando, inculcando agresividad deportiva y bajando el balón para moverlo de lado a lado”, Se lamentaba que “teníamos muchas bajas, pero los chavales han respondido muy bien y seguimos con nuestra labor de formar jugadores para el primer equipo”.

COMPÁRTELO: