El FC Cartagena se ha impuesto por dos goles a uno en el partido correspondiente a la tercera jornada de Liga del Grupo IV de Segunda B disputado esta mañana en el Municipal Cartagonova ante el Melilla. El calor ha sido muy intenso a lo largo de los noventa minutos y los dos equipos se vieron obligados a realizar un gran despliegue físico.

El encuentro comenzó bastante igualado. El Cartagena llegaba por las bandas y a balón parado pero sus centros no encontraban un rematador. El conjunto melillense también intentaba pisar el área albinegra pero la defensa cartagenera se mostraba muy segura.

Mediada la primera parte llegó el tanto que ponía por delante a los cartageneristas. Hugo realizaba una gran jugada personal y asistía a Moussa para que rematara a la red y pusiera el uno a cero en el marcador. Poco después, se intercambiaron los papeles y Moussa, después de un gran contragolpe, asistía a su compañero Hugo para que éste rematara delante de Dani Barrio. El guardameta visitante hizo una gran parada y mandó el balón a córner. Con el uno a cero se llegó al descanso.

Ya en la segunda mitad el partido siguió en la misma tónica. El conjunto de Alberto Monteagudo pudo poner el segundo tanto en el marcador en un par de ocasiones clarísimas. Aketxe y Cristo, en dos mano a mano delante del guardameta estuvieron muy cerca de llevar la tranquilidad al Cartagonova. Pero en estos primeros partidos de la temporada parece que los aficionados albinegros están obligados a sufrir en exceso, aunque siempre con un final muy alegre.

Tanto es así, que el conjunto Melillense consiguió empatar el partido a cinco minutos del final. Juanma hacía la igualada y volvía a dar un mazazo a los albinegros. Una vez más, los jugadores del Efesé consiguieron sobreponerse y volver a marcar para llevarse la victoria. Michel Zabaco, tras un saque de esquina, remataba a la red un balón suelto del área y desataba la alegría en el césped y en la grada del Cartagonova. Esto ocurría a tres minutos del noventa.

El FC Cartagena se llevó los tres puntos en otro final de infarto ante un rival de gran entidad y que puso las cosas difíciles en todo momento. Ahora, toca pensar en la Copa y en el Mirandés, el próximo miércoles a las 21 horas.

COMPÁRTELO: