No pudo ser. El FC Cartagena ha sido eliminado de la Copa del Rey por el Hércules CF en un partido muy igualado que se decidió en la tanda de penaltis.  El Estadio Cartagonova presentó un aspecto espectacular, con más de 7.600 aficionados que no pararon de apoyar a su equipo durante los 120 minutos que duró el encuentro.

 

La primera mitad fue muy igualada y apenas hubo ocasiones claras por ninguno de los dos lados. Las defensas de ambos equipos se imponían la mayoría de las veces a lo ataques, y cuando tenían que intervenir los porteros también lo hacían con acierto.

 

Arturo tuvo un par de ocasiones para adelantar a su equipo, pero no llegó el ansiado gol en la primera mitad y los equipos se fueron al descanso con el empate a cero en el marcador.

 

En la segunda parte la tónica fue muy parecida, hasta que una indecisión en defensa provocó que le llegara el balón a Salinas y que éste pusiera por delante a conjunto alicantino. Era el minuto 55 de partido y aún quedaba mucho ecnuentro por delante.

 

El Cartagena, apoyado por su afición, no bajó los brazos en ningún momento y buscó el empate con decisión. Sin embargo, el conjunto entrenado por Tevenet se defendía muy bien e intentaba cortar el ritmo de juego a los locales con continuas interrupciones en el juego.

 

Fruto de la insistencia llegó el empate del Efesé. A dos minutos del final, el colegiado señalaba penalti por una mano dentro del área y Arturo ponía el 1-1 en el marcador, llevando la locura a la grada del Cartagonova.

 

En la prórroga el equipo de Alberto Monteagudo lo dejó todo en el campo. El cansancio empezó a pasar factura en algunos jugadores pero resistieron con garra y hasta tuvieron alguna ocasión para meter el tanto de la victoria.

 

Finalmente, se llegó a la lotería de los penaltis, en donde también hubo mucha igualdad, hasta que Michel Zabaco falló el sexto lanzamiento que daba la clasificación al Hércules.

 

A la conclusión, la grada despidió a su equipo con una gran ovación, agradeciendo el gran esfuerzo desplegado sobre el césped. Toca ya pensar en la Liga, y en el partido del domingo en El Ejido. EL sueño no acaba aquí.

COMPÁRTELO: