El Cartagena suma un valioso punto (1-1) en uno de los campos más difíciles del grupo

El FC Cartagena ha sumado un trabajado y valioso punto en el Estadio Álvarez Claro de Melilla, uno de los campos más complicados del Grupo IV. Los albinegros realizaron un buen partido, especialmente en la segunda mitad con la salida al campo de Chus Hevia.

 

La presión del Melilla y el estado del terreno de juego apenas permitía combinar a los albinegros, que tuvieron que afrontar un partido de juego directo. En la primera mitad los locales se adaptaron mejor a ese tipo de partido.

 

A falta de cinco minutos para el descanso llegó una de las jugadas claves del encuentro. Óscar Ramirez le gana la posición al atacante del Melilla pero golpea con el brazo a éste en la cara y el colegiado señala un penalti que fue muy protestado por los visitantes. Nacho Aznar ponía el 1-0 en el marcador con el que se llegaría al final de los primeros cuarenta y cinco minutos.

 

Ya en la segunda mitad, el equipo de Alberto Monteagudo salió decidido en busca del empate. El técnico manchego introdujo otro atacante en el campo, como es Chus Hevia, y el equipo reaccionó hasta lograr el empate. Un centro le llega a Arturo que asiste al asturiano para que remate a placer.

 

Tras el gol llegaron los mejores minutos albinegros, con ocasiones para Sergio García, Chus o Arturo. También el Melilla tuvo sus ocasiones claras a lo largo de todo el encuentro pero siempre emergió la figura de Limones que estuvo excepcional. Ya en el descuento, realizó la parada del partido a un gran cabezazo. El portero albinegro se lanzó hasta el poste para sacar una mano salvadora y dar un punto al Cartagena en un campo muy complicado.

 

Ahora toca pensar ya en el próximo domingo. El FC Cartagena recibe en casa al Granada B con el apoyo de su afición con la intención de hacer bueno el empate conseguido en esta jornada.

COMPÁRTELO: