El Campeón Alevín B quiere terminar invicto la temporada

El Alevín B, equipo que dirige Juan José Cayuela, consiguió la semana pasada tras la victoria contra EF La Aljorra por (5-1) el ascenso a Primera Autonómica en su categoría.

Esta temporada, el conjunto albinegro es Campeón de grupo con 67 puntos, siendo el equipo más goleador con 179 tantos, donde el pichichi del grupo ha sido el delantero Daniel Ros con 38 dianas en su cuenta personal. Por otra parte, gracias a los porteros ‘Zamoras’, Rafael y Antonio, y al trabajo de la defensa albinegra, han conseguido ser el equipo menos goleado con tan sólo 19 tantos.

A falta de disputarse el último partido contra otro equipo canterano como es el Alevín C (domingo, 09:45h en Ciudad Jardín), el equipo se mantiene invicto después de jugar 23 jornadas de las cuales 22 han sido victorias y tan solo una empate.

Entrenador y jugadores coinciden en que el mérito de lograr estos números durante la temporada radica en el trabajo, la intensidad y el esfuerzo de todo el equipo. “La temporada ha sido espectacular, ya lo dicen los números. Pero todo eso ha sido gracias a los días de entrenamiento, al esfuerzo y los deberes del míster”, comenta Gonzalo, jugador canterano.

En este sentido, el técnico cartagenero considera que la clave ha sido el compromiso “porque desde el proceso de captación y la pretemporada ya estuvieron bien y la muestra es que he podido contar con todos en los entrenamientos. Salvo fuerza mayor por enfermedad o viaje, siempre han venido hasta el último día”, argumenta Jota.

Los mejores encuentros que recuerdan son los de Santa Ana, Nueva Cartagena, Naval y las dos remontadas contra Bala Azul. Y la tradición que mantienen desde la primera hasta la última jornada es la de cantar en el vestuario. “Tenemos tan buen rollo que somos una piña y aunque a veces hemos tenido momentos malos, siempre ganan los buenos momentos”, destaca Hugo.

Los canteranos quieren mantenerse invictos para poder cumplir sus promesas, como la de Joselito, que pasará por la peluquería para raparse el pelo. Además esperan sorpresas, recibir sus respectivos premios y terminar con una gran convivencia de grupo en la playa y cena en un burguer.

La temporada que viene, algunos esperan mantenerse en primera e igualar los números de este año mientras otros por edad subirán de categoría a fútbol once para crecer como futbolistas y llegar a ser en un futuro jugadores del primer equipo de la ciudad.

Para finalizar, Jota, entrenador del equipo lanza un mensaje: “Como entrenador he aprendido a saber gestionar un grupo. Me han probado y hemos tenido momentos difíciles, pero son buenos chicos. Esto ha sido una auténtica aventura y les doy las gracias a ellos por su compromiso cada semana y en especial a sus padres por el comportamiento ejemplar y fantástico que han tenido durante toda la temporada. También a Juanmi y a mis compañeros Ramón, Bartolo, Alejandro y Pablo que han estado conmigo cada semana y me ayudaron en todo lo que he necesitado, sin ellos no habría sido posible”, concluye.